Señoreaje

El señoreaje es la diferencia entre el costo de imprimir un billete o acuñar una moneda, y su valor comercial o valor de cambio.

El señoreaje es la diferencia entre el costo de imprimir un billete o acuñar una moneda, y su valor comercial o valor de cambio. Si el costo de producir una moneda o billete es inferior a su valor de cambio, entonces el gobierno de ese país está obteniendo un señoreaje positivo, en caso de que el costo sea más alto del valor de cambio de la moneda o billete, entonces el señoreaje será negativo.
Si el señoreaje es positivo, entonces los gobiernos lo pueden contar como un ingreso para financiar su gasto sin necesidad de recaudar impuestos. Por ejemplo, si al gobierno mexicano le cuesta un peso imprimir un billete de cien pesos, entonces el señoreaje será de 99 pesos.
Obviamente, resulta muy tentador para cualquier gobierno financiar su gasto imprimiendo billetes, pero imprimir billetes no es inocuo, pues genera inflación, es decir, el gobierno estaría financiando su gasto extrayendo el valor de los billetes que ya tiene la población; a esto se le conoce como impuesto inflacionario.
Al ser tan perjudicial para el poder adquisitivo de la moneda y, por ende, para la población el imprimir billetes, la mayoría de los países ha quitado esa potestad a los gobiernos y la ha depositado en bancos centrales independientes, Banxico en el caso de México.
Por tanto, la única manera que tienen los gobiernos de imprimir billetes es mediante deuda. Supongamos que un gobierno quiere financiar su gasto, pero no tiene dinero suficiente, entonces emitirá bonos de deuda que serán colocados por el banco central y los inversionistas los comprarán a una tasa de interés que estará en función del riesgo de impago que represente ese gobierno. Entonces sí, el banco central imprimirá los billetes que dará a cambio de los bonos de deuda.
Hacemos en la impresión de billetes, pues es donde el señoreaje es mayor. Las monedas son un caso aparte. Pues la producción de moneda puede resultar en una pérdida para el gobierno que la crea porque el metal utilizado para producir la moneda tiene un valor inherente. Ese valor puede ser mayor que la denominación que originalmente representa. Además, con el tiempo, el valor del metal que constituye a las monedas puede cambiar a medida que cambian las demandas del mercado, y puede conducir a que el valor del metal sea más alto que el valor nominal de la moneda, y por tanto el señoreaje sea negativo.
El señoreaje es la razón por la cual imprimir billetes no acaba con la pobreza de un país.