Reparto de utilidades

Se trata del derecho que tienen todos los trabajadores de obtener una participación de las utilidades que el patrón obtiene como resultado de la actividad económica que desempeña.

Se trata del derecho que tienen todos los trabajadores de obtener una participación de las utilidades que el patrón obtiene como resultado de la actividad económica que desempeña.

El porcentaje al que se hacen acreedores los trabajadores es determinado por la Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas y es establecido de manera anual.

El reparto de utilidades se debe pagar no más de 60 días después de la fecha en la que la empresa debe realizar su declaración fiscal anual. Para las personas morales esta fecha es el 31 de marzo.

El monto por repartir entre los trabajadores se divide en dos. La primera parte se distribuye de manera igual entre todos los empleados sin importar su nivel salarial y únicamente considerando los días trabajados en el año. La segunda parte se distribuirá proporcionalmente de acuerdo con el salario de cada trabajador en el año en cuestión.

Los trabajadores que no tienen derecho a esta prestación son los que hayan sido contratados como eventuales y no hayan laborado más de 60 días en el año; tampoco la reciben los puestos ejecutivos como directores, administradores, gerentes generales y los socios de la compañía, las personas que ofrecen servicios profesionales en base a honorarios y los empleados domésticos.

También existen algunas empresas que no están obligadas al pago del reparto de utilidades, como son las empresas de nueva creación, las instituciones de asistencia privada y las empresas con un capital menor al establecido por la STPS (Secretaría del trabajo y Previsión Social).

Es importante mencionar que el pago del reparto de utilidades se calculará tomando como base el resultado fiscal de la empresa, por lo que, si se realizaron compras de activos o reinversiones, el monto puede disminuir.