Registro público de la propiedad

Se trata de un organismo del gobierno mexicano creado en el año 1869, encargado de llevar un control y registro de las propiedades de los particulares y del gobierno, así como de cualquier otro acto jurídico relacionado.

Se trata de un organismo del gobierno mexicano creado en el año 1869, encargado de llevar un control y registro de las propiedades de los particulares y del gobierno, así como de cualquier otro acto jurídico relacionado.
El principal objeto del Registro Público es brindar certeza a los contrayentes de algún acto jurídico, así como a terceros para quienes pueda tener injerencia en sus intereses.
Respecto a los actos y documentos sujetos de ser inscritos en el Registro Público, el artículo 3005 del Código Civil dispone:
Sólo se registrarán:
I. Los testimonios de escrituras o actas notariales u otros documentos auténticos; {Por documento auténtico debe entenderse el que emana de una autorización o fedatario}
II. Las resoluciones y providencias judiciales que consten de manera auténtica;
III. Los documentos privados que en esta forma fueren válidos con arreglo a la ley, siempre que al calce de los mismos haya la constancia de que el Notario, el Registrador, el Corredor Público o el Juez competente, se cercioraron de la autenticidad de las firmas y de la voluntad de las partes. Dicha constancia deberá estar firmada por los mencionados fedatarios y llevar impreso el sello respectivo.
En el Registro Público de la Propiedad inmueble se inscribirán:
I. Los títulos por los cuales se cree, declare, reconozca, adquiera, transmita, modifique, limite, grave o extinga el dominio, posesión originaria y los demás derechos reales sobre inmuebles;
II. La constitución del patrimonio familiar;
III. Los contratos de arrendamiento de bienes inmuebles, por un periodo mayor de seis años y aquellos en que haya anticipos de rentas por más de tres años; y
IV. Los demás títulos que la ley ordene expresamente que sean registrados.
Por su parte, el artículo 25 de Código de Comercio dispone:
Los actos que conforme a este Código u otras leyes deban inscribirse en el Registro Público de Comercio deberán constar en:
I.- Instrumentos públicos otorgados ante notario o corredor público;
II.- Resoluciones y providencias judiciales o administrativas certificadas;
III.- Documentos privados ratificados ante notario o corredor público, o autoridad judicial competente, según corresponda, o
IV.- Los demás documentos que de conformidad con otras leyes así lo prevean.