¿Cuál es la diferencia entre un crédito y una línea de crédito?

Hay varias diferencias esenciales entre un crédito y una linea de crédito.

  • El dinero que proviene de un crédito tiene un destino específico, por ejemplo, la compra de un coche o una casa. Con base en ese destino se diseñan las condiciones del crédito. Por el contrario, la línea de crédito está configurada para financiar bienes no determinados, en otras palabras, ayuda cuando el prestatario tiene problemas de liquidez.
  • En concordancia con lo anterior, otra diferencia es la manera de disponer del efectivo. En un crédito, el prestatario puede disponer del 100% del dinero que pidió. Mientras que, en la línea de crédito, la entidad crediticia abre una cuenta a nombre del prestatario para que vaya disponiendo del efectivo conforme lo vaya necesitando.
  • La línea de crédito se va reconstituyendo conforme se paga, lo que se conoce como crédito revolvente. Los créditos no se pueden renovar hasta que se hayan pagado en su totalidad.
  • La tasa de interés es más alta y variable en las líneas de crédito, aunque no cobran comisiones por apertura, aunque suelen cobran una membrecía de manera anual. En los créditos las tasas de interés suelen ser más bajas y generalmente son fijas durante toda la vida del crédito.
  • La línea de crédito no tiene ningún bien mueble o inmueble que respalde la deuda en caso de que no sea pagada. En los créditos destinados a comprar bienes como auto o vivienda, la entidad pide los títulos de propiedad de esos bienes como garantía de pago.