Clabe interbancaria

Es un número único que asignan los bancos a cada uno de sus clientes con el propósito de que puedan recibir transferencias electrónicas.

Es un número único que asignan los bancos a cada uno de sus clientes con el propósito de que puedan recibir transferencias electrónicas. El objetivo de tener este número es asegurar que los recursos financieros pasen de un cliente a otro de manera rápida, sencilla y segura, sin importar que tengan cuentas en bancos distintos.
La clabe interbancaria consta de 18 dígitos, los primeros 3 sirven para identificar el banco en el que el cliente tiene su cuenta. Los siguientes 3 corresponden a la sucursal a la que pertenece la cuenta del cliente. Después van los números que identifican la cuenta y son 11 dígitos. Finalmente, un digito verificador, que se asigna aleatoriamente.
La clabe interbancaria la puedes encontrar en cualquier estado de cuenta u obtenerla a través de cajeros automáticos o a través del portal del banco. Es importante señalar que la clabe no es una contraseña para acceder a algo, entonces no sientas desconfianza por proporcionarle ese número a cualquier persona que pretenda hacerte una transferencia electrónica.